Menu 2

Bomba limpia, bomba sucia

A la Casa Blanca trabajan los mejores publicitarios del mundo. Se equivocaron con la ?justicia infinita, pero se los puede justificar con su jefe ahí arriba en el alto de los cielos en el Air Force One. Hecha la debida premisa de haber sido contrario a los atentados del 11 de septiembre y a los kamikaze palestinos, quedo fascinado por la novedad de la ?bomba sucia?, a la cual también, por las dudas, me declaro visceralmente contrario.

Entiendo perfectamente lo que es y me estremezco: un artefacto explosivo convencional hecho con material radioactivo. Me golpea pero la ?cara sucia? de la ?bomba sucia?: José Padilla, un latino bien oscuro de piel, ya en un correccional por ser miembro de baby gang y ahí convertido al Islam: un concentrado de los males del mundo, desde la inmigración a la microcriminalidad al fundamentalismo islámico.

Si no hubiese sido verdadero hubieran tenido que inventarlo y por suerte che la FBI vigile sobre nuestros sueños. Un segundo detalle pero me fascina hasta no poder dormir. Si la de Padilla es una ?bomba sucia?, entonces existirán ?bombas limpias?. A pensarlo bien, los Estados Unidos son los primeros productores y consumidores de bombas en el mundo. Pero sus bombas son, todos saben, ?inteligentes?, es decir buenas, ya que sirven para ?guerras humanitarias? y sirven para ?operaciones quirúrgicas?. Estas se sabe, se hacen en ambientes asépticos, o sea limpios, salvo producir infecciones como la síndrome del Golfo o las leucemias por uranio empobrecido. ?Fuego amigo? se dice, cuando los buenos matan a los buenos.

Contra las ?bombas sucias?, arriba nuestras ?bombas limpias?. Al final, los publicitarios de George W. Bush, solo están haciendo publicidad comparativa.

, ,

No comments yet.

Lascia un commento